Mini guía de Girona: Qué hacer, dónde ir… y qué comer

Girona, la pequeña ciudad de provincias al norte de Barcelona, acostumbra a acaparar menos atención que la capital catalana. Sin embargo, la historia de de Girona, su cultura y sus deliciosas calles medievales se encuentran entres sus principales atractivos, sin olvidar el encanto de las playas de la cercana Costa Brava.

Cómo llegar a Girona 

No muchas ciudades de menos de 100.000 habitantes pueden contar con las conexiones de Girnoa. Cuenta con un aeropuerto con vuelos regulares desde la ciudad a varios destinos europeos y nacionales. El servicio de buses es frecuente y la tarifa de taxis desde el centro para llegar al aeropuerto no debería sobrepasar los 20 euros.

DSC_0264

Si viajas desde el centro de Barcelona, el tren es la mejor opción. La frecuencia es cada media hora desde la estación de Sants con una variedad amplia de servicios. El AVE, que tarde 35 minutos y cuesta 15 euros, y el servicio regional  que sale por 7 euros. La diferencia es que el servicio regional tarda dos horas en conectar las ciudades.

Incluso, a modo de capricho, puedes bajarte en Girona al viajar en el tren Paris-Barcelona train.

Cuándo ir

Se puede visitar la ciudad en cualquier momento del año, pero en verano el calor suele ser fuerte y en invierno puede llegar a nevar. Lo único que te recomendamos es que si hace mucho calor evites subir a las murallas de la ciudad.

Fiestas

Febrero acoge el prestigioso  Foto Gastronómico de Girona, al que sucede en marzo la Semana de la Gastronomía. El día de San Jordi (23 de abril), como en buena parte de Catalunay, se celebra con mercadillos callejeros de libros y puestos de flores en las calles, lo que viene a adelantar la fiesta de la Primavera. En mayo tiene lugar el conocido como Temps de Flors, un festival en el que las flores se convierte en arte. En septiembre se celebra el asedio napoleónico, con la viva representación de acontecimientos históricos y el Festival de Cine de Girona.

 

DSC_0281

Qué hacer

Te recomendamos darte un paseo por las murallas, una reliquia de la época medieval y una manera excelente de tener las mejores vistas de la parte vieja. También merece la pena visitar la catedral con una imponente fachada tras subir los 86 peldaños de escaleras así como su magnífico interior gótico y su amplia nave central, entre las mayores del mundo con 23 metros.

Como otras ciudades antiguas Girona cuenta con su antiguo barrio judío, llamado El Call (mismo nombre que en Barcelona). Era una comunidad próspera hasta la expulsión de los judíos de España en 1492. El excelente Museu d’Historia dels Jueus de Girona explica al visitante la historia de esta comunidad desde su asentamiento hasta su violenta expulsión.

DSC_0292

El Museu Arqueologic de Girona ocupa un antiguo monasterio benediction (el de Sant Pere de Galligants) tiene una colección que incorpora piezas desde la edad media en adelante. Si estás más interesado en los acontecimientos modernos ve al Museu d’Historia de Girona.

En este repaso no podíamos dejar de mencionar El Celler de Can Roca, elegido en los últimos años entre los mejores del mundo gracias a sus tres estrellas Michelin. Sin embargo, el precio (entre 145 y 175 euros) y el tiempo de espera para la reserva (varios meses) lo ponen más complicado. Si te van cosas más mundanas prueba Can Roca (Carretera de Taiala, 42/Tel 972 20 51 19), el sencillo restuarante que los padres de los famosos cocineros regentan desde 1967  y donde sus hijos aprendieron muchos de los secretos. El menú del día cuesta 10 euros y no te decepcionará.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *