San Sebastián, guía de una ciudad con alma refinada

San Sebastián, la perla del Cantábrico. Es la ciudad más refinada de lo que en España se llama el norte. Será por la escasa distancia que la separa de Francia o porque desde finales del Siglo XIX fue el balneario de la familia real. Esta ciudad ha sabido cuidarse.

Esta ciudad de 190.000 habitantes basa su encanto en sentirse bonita; la bella Easo le dicen. El visitante lo entenderá al pasear por el paseo de Miraconcha, en la playa de la Concha. Todo el que es alguien se da un garbeo tarde o temprano por esa parte de la ciudad.  No en vano es como decía recientemente el Financial Times el lugar más caro de España en el que comprarse una casa.  La belleza del lugar explica porque es es un lugar que ver en San Sebastián.

La Concha es un punto de tradición en la ciudad. En uno de sus extremos conecta con la parte vieja, de la que recomendamos visitar la Plaza de la Constitución, la Iglesia de San Vicente y la calle 31 de Agosto, sin olvidarse de probar sus deliciosos pintxos, los tradicionales entremeses vascos a los que también ha llegado la renovación de la nueva cocina.

Merece la pena visitar el cementerio de los ingleses para recordar los tiempos en los que de la provincia de Guipúzcoa salían los navegantes más famosos del mundo como el almirante Blas de Lezo que contuvo la expansión inglesa en América Latina o Juan Sebastián Elcano, el primer navegante que completó la circunnavegación de la Tierra, . Se encuentra en el monte Urgull, cerca del Casco Viejo y es un recuerdo de la batalla naval que mantuvieron a principios del Siglo XIX los ingleses y franceses durante la Guerra de la Independencia.

La irrupción de Gros

El Casco Viejo está muy cerca del barrio de Gros. Basta con apenas cruzar un puente sobre el río Urumea en dirección opuesta de la playa de La Concha. Esta zona de la ciudad se ha revitalizado desde la ampliación de su playa en los años 90 y ahora es el lugar más joven de la ciudad. Su playa de La Zurriola es el lugar preferido por los surfers y otra de las zonas que ver en San Sebastián.

Al calor de la remodelación del barrio ha crecido la oferta de ocio en Gros. Nuestro amigo Fernando  nos recomienda La Guinda como restaurante moderno para un buen menú del día, el Ondarra y La Consentida como bares donde tomar algo y el Bar Zabaleta, como sitio de toda la vida donde degustar una buena tortilla de patata y chipirones. En la parte vieja su lugar recomendado era La Viña y su afamada tarta de queso.  Hablamos de lugares con precios asequibles porque a San Sebastián le sobran estrellas Michelin y el que quiera rascarse el bolsillo siempre puede acudir al clásico moderno que es Arzak o un nuevo templo gastronómico que es Mugaritz, en la cercana Rentería.

El peine de los vientos
El peine de los vientos

Si la ciudad acaba por el este en la playa de Gros y el monte Ulía el fin en el oeste es la playa de Ondarreta y el monte Igeldo. En Ondarreta recomendamos visitar el palacio de Miramar, con su estupenda vista de la ciudad y sus cuidados jardines. Y como colofón a la visita no hay que olvidar el Peine de los Vientos, donde se puede contemplar el mar abierto. Es un conjunto escultórico del escultor local Eduardo Chillida, un lugar inolvidable que ver en San Sebastián.

Y para los corazones más nostálgicos aconsejamos subir a la tradicional montaña rusa del parque de atracciones del monte Igeldo. Se puede subir al parque en funicular. El chirrido de las ruedas de una montaña rusa de hace 80 años mientras se contempla toda la bahía convierten la experiencia en inolvidable.

Bonus:

Los 10 mejores sitios para quedarse a dormir en San Sebastián, según The Guardian

Qué ver en Pamplona en un fin de semana

Qué hacer en Navarra: 10 atracciones

Foto de portada: Flickr / Yusaini Usulludin

Fotos del artículo:  Flickr / Visitingeu

Flickr / Manuel Delgado Tenorio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *