En la carretera, ruta por los pueblos blancos (Andalucía)

No nos preocupa lo que digan ya que pensamos que España es el mejor país del mundo para hacer un viaje por carretera. Es lo suficientemente grande para conducir durante varios días, pero con la población suficiente para casi siempre encontrar un buen sitio para parar a comer. Por ello en Gusto Guides decidimos hacer un viaje por Andalucia desde Málaga a Sevilla, atravesando la ruta de los pueblos blancos, uno de los mejores viajes por carretera que se pueden hacer por nuestro país.

Día 1: Málaga

Llegada, encontrar un sitio para aparcar (atentos porque puede ser una odisea en el centro de la ciudad) e instalarse en el hotel (nos quedamos en Vincci Posada del Patio).  Para la comida optamos por una recomendación de un amigo local: el restuarante Los Mellizos donde sirven excelente pescado y marisco.  Pasamos la tarde visitando los puntos de interés como la Alcazaba o el Castillo de Gibralfaro.

Malaga's Alcazaba

Alcazaba de Málaga

Día 2: Málaga a Ronda

Salimos de Málaga para dirigirnos dirección sur, pasando por los diversas localidades de la  Costa del Sol. Justo después de Marbella hay que tomar la A-397 en dirección a Ronda. Es una carretera de montaña, no demasiado difícil, que ofrece unas vistas impresionantes.  Conviene viajar con el depósito lleno, ya que durante muchos kilómetros de ascensión no hay apenas pueblos ni gasolineras.

Pasamos el resto de la tarde dándonos un paseo por las calles de la parte vieja de Ronda y disfrutando de las vista al Tajo, el barranco sobre el que pende Ronda. La plaza de toros y el museo del toreo también merecen la pena. Hay un buen número de hoteles, pero las opciones más espectaculares están próxima al Tajo: el Parador Nacional y el Hotel Montelirio.

Ronda, El Tajo

Ronda, El Tajo

Días 3: de Ronda a Sevilla

Otra carretera espectacular es la que atraviesa el parque nacional de la Sierra de Grazalema. Nosotros los recorrimos a finales de enero y comienzos de febrero cuando los naranjos estaban con la fruta madura. Merece también la pena salir a la carretera con el depósito lleno. Hay que salir con dirección noroeste hacia la A374 y coger el desvío a la izquierda hacia la A2300 justo después del pueblo de Montecorto. Podrás disfrutar de una panorámica impresionante, mientras te acompaña el tono azul turquesa del pantano de Zahara-El Gastor. Las vistas impresionan más desde el pueblo de Zahara de la Sierra. Merece la pena subir al lugar más alto de Zahara, donde se encuentra un castillo moro del Siglo XIII. En un día claro o con ayuda de prismáticos se puede observar la red de castillos de los árabes (Olivera, Algodonales, Cote y Matrera). El centro del pueblo es un buen lugar para una parada para beber o comer, o simplemente observar a los lugareños en su plaza principal.

The view from the castle, Zahara de la Sierra

La vista desde el castillo de  Zahara de la Sierra

Desde Zahara, tomamos la sinuosa carretera CA-531 que pasa por el pueblo de Grazalema, otra localidad muy coqueta y famosa por sus productos de lana y sus alegres fiestas que se celebran en julio.

Después hay que tomar la A-372 desde Grazalema y tras unos kilómetros de bajada se llega a terreno más plano. Esta misma carretera te lleva a Arcos de la Frontera, uno de los famosos pueblos blancos, aunque en nuestra opinión a Arcos le falta el encanto de algunas localidades más pequeñas. Sin embrago, no es mal lugar para detenerse y estirar las piernas. Para tapas se puede probar el Bar la Carcel o la Taberna Jóvenes Flamencos, aunque es difícil saber los horarios exactos de apertura.

Desde Arcos es muy fácil, está muy bien señalado, seguir el camino a Sevilla. Entrar en la capital andaluza  puede ser complicado, por lo que un GPS siempre puede servir de ayuda.

Bonus: No te olvides de consultar nuestros consejos para alquilar un coche en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *