Consejos para alquilar un piso en España

13931702491_d104315a13_o (1)

En 2008 estalló una burbuja inmobiliaria en España que había llevado al país a sumergirse en la locura de construir cerca de 800.000 casas nuevas al año, tantas como en Reino Unido, Francia y Alemania juntos.  Por aquel entonces era tarea muy difícil poder alquilar un piso, ya que la oferta era muy escasa. Todo el mundo, o casi todo, quería ser propietario.

Gracias al estallido de la burbuja la oferta de pisos en alquiler ha aumentado aunque los precios siguen siendo muy altos para un país con más de 5 millones de parados. Un estudio en condiciones dignas en el centro de Madrid para una persona no suele bajar de 600 euros, mientras que un piso para una pareja con una habitación no acostumbra a bajar de los 700/800 euros.

Además, hay que tener cuidado con el inmueble que se vaya a alquilar ya que hemos visto o sufrido todo tipo de situaciones.  Por esta razón, Gusto Guides te da una serie de consejos. Ya se sabe que más vale prevenir que curar:

  1. Saca fotos en el momento en el que entres a vivir en la vivienda y justo antes de devolver las llaves al casero. De este modo, nadie se podrá inventar desperfectos en la casa.
  2. Mira bien si la casa cuenta con calefacción y si es central (para todo el edificio) o individual (más cara).  Parece mentira pero muchas casas del centro de Madrid carecen de calefacción, al igual que en Barcelona. Y en invierno puede hacer frío. Mucho frío.
  3. Revisa la instalación eléctrica y cerciórate de su capacidad. Puede darse el caso de que sea muy antigua y que cuando llegue el invierno no aguante la televisión, el ordenador y un calefactor a la vez.
  4. Los áticos suelen contar con mejores vista y, a veces, con terraza. Sin embargo, ten en cuenta que son casas donde hace mucho más calor en verano y más frío en invierno.
  5. Evita alquilar un piso si lo vas a hacer por una larga temporada en un bloque donde haya muchos apartamentos turísticos. Además de la molestia de gente que entre continuamente en el edificio puede que no puedas pegar ojo si tus inquilinos temporales deciden venir de fiesta.
  6. Si tu contrato es de corta duración (inferior al año) quizá no te compense instalar Internet ya que estas compañías suelen exigir una permanencia superior a los 12 meses. Entérate bien de la penalización si quieres cancelar el contrato antes.
  7. Firma un contrato con el casero en el que quede claro quién se hará cargo de los gastos y posibles reparaciones por un uso normal del piso. Te evitarás sorpresas desagradables. Exige al dueño que declare los ingresos a Hacienda, por si los pudieras deducir tú posteriormente.
  8. Si vas a alquilar una habitación, compara bien antes de decidir. Hemos conocido casos en los que el que una persona firmaba el contrato del piso y luego hinchaba demasiado los precios de cada habitación para casi vivir a su costa.

Foto de portada: Flickr / Antonio Gil

Foto de artículo: Flickr / Carlos90

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *