Parque Nacional del Teide: una visita entre ríos de lava

El Teide 1

El Teide domina toda la isla de Tenerife. Observando su majestuosa presencia que le otorgan sus 3.718 metros de altura se puede entender el valor mágico que los antiguos pobladores de la isla, los guanches, daban a estar montaña que consideraban la puerta del infierno.

En nuestra visita al Parque Nacional del Teide, que recibe más de 2,8 millones de personas al año, partimos de la idílica localidad de La Orotava, conocida por sus casas coloniales del Siglo XVI y XVII.

La Orotava se encuentra en el norte de la isla a una altura de 360 metros del nivel del mar. En apenas 40 kilómetros se asciende 2.000 metros lo que habla de las carreteras empinadas hasta llevar a la zona de visitar del Parque Nacional del Teide.

En este recorrido al principio abundan las casas tradicionales y los guachinches, tascas y bares de carretera canarias en los que pararse a tomar una tapa de la gastronomía local. Cuando ya se pasan los 1.000 metros de altura y hasta cerca de 2.100 metros el pino canario es un signo frecuente. A alturas más elevadas se pueden observar algunos ejemplares del cedro canario.

Conviene consultar el tiempo antes de partir hacia el Teide, ya que es frecuente que entre los 1.000 y 1.500 metros de altura haya zonas de niebla densa, aunque suelen desaparecer una vez que se atraviesa esa altura. También hay que tener en cuenta que diciembre y marzo son los meses más lluviosos y así evitar las visitas en los peores días.

La última gran erupción

El Teide, que se mantiene activo y cuya última gran erupción fue en 1798, se asienta sobre una caldera, un accidente geográfico a modo de depresión, de unos 17 kilómetros de diámetro lo que permite al visitante poder rodearlo por su parte septentrional. Los antiguos aprovechaban el volcán en todo lo posible. De él se extraía piedra pómez, azufre y en las cotas más elevadas hielo cuando todavía no había neveras.

Campo de lava en el Teide

Al llegar a la zona en la que se encuentra el centro de visitantes El Portillo (carretera TF-21, KM. 32, a 2.300 metros de altitud), la montaña ya se muestra en toda su magnitud con sus cumbres eternamente blancas. Merece la pena pararse a mirar los paisajes de la zona, de los más llamativos del Parque Nacional. Son más propios con sus rojos y ocres de Marte que de la Tierra. Con un poco de suerte hasta se podrá contemplar algún ejemplar del lagarto tizón, una especie local de color oscuro que llega a sobrepasar los 20 centímetros.

De igual manera si se quiere realizar una excursión a pie por las partes más altas del parque nacional no hay que olvidar llevar agua de sobra, protección solar y ropa y calzado adecuados. Conviene contactar previamente al centro El Portillo ya que realizan algunas visitas guiadas por los senderos más conocidos.

Al que le guste especialmente este paisaje tendrá la oportunidad de quedarse más días si decide pernoctar en el Parador Nacional, muy frecuentado por algunas de las figuras internacionales del ciclismo. Otra posibilidad, y más en un día soleados, es coger el teleférico que prácticamente asciende hasta la cumbre del volcán

Vista hacia el mar desde el Teide

Vista hacia el mar desde el Teide

En nuestro caso habíamos oído hablar del poblado montañoso de Masca, que dista 53 kilómetros. Este camino en dirección de la población de Santiago del Teide es muy poco frecuentado y en los primeros kilómetros se transita a ambos lados de la carretera a través de mares impresionantes de lava, provenientes de la erupción de 1798 que duró 6 meses. En el hablar canario este terreno de difícil caminar se conoce con el gráfico nombre de malpaís.

Vista de Masca

Masca

La carretera de Masca era de armas tomar y tras el mal trago decidimos continuar hasta el estupendo poblado costeño de Garachico, donde disfrutamos de un excelente pescado viendo al Atlántico romper contra las piscinas naturales de su primera línea de mar.

Bonus:

Guía de Tenerife para los amantes del vino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *