Café Gilli (Florencia), belleza y estilo sin fecha

El café Gilli, en la céntrica plaza de la República de Florencia, recuerda a aquello que decía un amigo: en ningún sitio saben vivir tan bien como el norte de Italia. Y deben llevar siglos haciéndolo porque Gilli abrió sus puertas en 1733, cuando una familia suiza abrió el café homónimo con el fin de servir dulces a los clientes de una de las capitales culturales de Europa.

Caffee Gilli Florence

En los primeros años del Siglo XX el café Gilli encontraría su ubicación definitiva en la Plaza de la República. Sería uno de los lugares de encuentro preferidos de Marinetti, poeta y fundador del movimiento artístico futurista. No tanto ha cambiado desde aquellos años en Gilli, quizá los precios ya que sin ser prohibitivos hay que mirar el menú antes de decidir qué se va a tomar.

El café se divide en dos partes. La barra actúa de lugar en el que se puede tomar cualquiera de sus deliciosos dulces. Recomendamos encarecidamente sus deliciosos canoli. En el local es imposible no fijarse en la preciosa barra de mármol coronada por una escultura copia de El rapto de las sabinas, la pinturas al fresco en parte del techo o los detalles en cristal de Murano.

Caffee Gilli statue Florence

Caffee Gilli Florence sweets

Por la noche es un sitio donde dejarse ver con un ambiente variopinto; desde un grupo de elegantes chicos negros vestidos al estilo charleston a señores italianos ataviados a la última tendencia o turistas nórdicos con plumíferos de marca. De fondo, música electrónica a bajo volumen. Parecía que en cualquier momento podía irrumpir el Jepp Gambardella de la película La gran belleza.

Todo ello en una gélida noche entre semana de un martes de enero, pero en este bar de Florencia parecen vivir como si no hubiera mañana. Nuestra parte favorita de Gilli fue el salón del té con su arco de cristal y uno de los relojes más famosos de Florencia. Las mesas con su mantel, la cuidaba cubertería y el ambiente íntimo con bebidas bien servidas hacen que una parada a Gilli sea un punto recomendable cuando se visita Florencia.  Nosotros nos decidimos por unos óptimos Bellini y Gin Tonic italiano  (12 y 13 euros respectivamente) y un canolo (6 euros).

Caffee Gilli Florence tearoom

El detalle para los amantes de la fotografía es que el exterior de Gilli es donde Ruth Orking captó su famosa instantánea American Girl, donde se ve a a varios italianos piropeando a una joven estadounidense en la posguerra.

Más información:

  • Caffè Gilli
  • Piazza della Repubblica 39R,
  • 50123, Florencia (Italia)
  • Teléfono: +39 055 213896

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *