Cinco pueblos auténticos que visitar en Tenerife

Tenerife acarrea una fama, injusta, de turismo masivo en el que acudir a tostarse al sol y refugiarse del frío invierno. Esta inmerecida imagen queda en contraste cuando se visita la parte norte de la isla en la que hay diversos museos, bodegas y pueblos de aspecto colonial que harán las delicias del visitante. El omnipresente y majestuoso Teide a un Lado y el azul intenso del Océano Atlántico al otro regalan postales a cada momento. En Gusto Guides hemos incluido un listado de los cinco pueblos a visitar en la isla:

1.  Garachico: Situado en  la parte noroccidental de la isla, Garachico es un pueblo del Siglo XVIII. Tuvo que se reconstruido en 1706 tras sufrir las consecuencias de una erupción volcánica. El pueblo acoge un gran número de hoteles boutique, buenos restaurantes y una primera línea de mar con una estupendas piscinas naturales. A nosotros también nos gusta mucho uno de los mejores chiringuitos de la isla, El Caletón, situado junto a la enormidad del Atlántico. La plaza central de la ciudad, en las calles interiores, es un buen lugar para tomar un café, mientras se ve pasar a la gente y los carruajes de caballos hacen soñar como si no hubiera pasado el tiempo.

Natural swimming pools at Garachico, Tenerife

 2. Icod de Los Vinos: Situado en la misma parte de la isla que Garachico es un pueblo de mayor tamaño mayor cuyo gran punto de interés es el árbol Drago Milenario, aunque es difícil de saber con exactitud si semejante espécimen ha superado esos mil años. Otro de los atractivos de Icod de los VInos es la visita subterránea a la  Cueva del Viento, una de las mayores galerías subterráneas de lava en el mundo y en el que al menos se han descubierto 15 especies diferentes de animales de aspecto particular (y sin ojos ya que no los necesitan en la oscuridad).  Las calles de Icod son empinadas y sus edificios de cal blanca acogen un buen número de restaurantes decentes, así como cantidad de bares auténticos donde van los locales. Te recomendamos que tengas cuidado al conducir ya que casi todas las calles son de una dirección y las carreteras tienen porcentajes altísimos de subida y bajada.

Icod de los Vinos, Tenerife

Icod de los Vinos

 3. La Orotava: Esta tranquila población, enclavada en la mitad de la parte norte de la isla, era el lugar al que acudía la alta sociedad tinerfeña. El hecho de estar varios cientos de metros por encima del mar y tener a sus espaldas el Teide garantiza unas vistas espectaculares. Los lugares a visitar son el Museo de la Cerámica, El Museo de Artesanía Iberoamericana, los exhuberantes jardines de Victoria y la Casa de los Balcones. Nosotros recomendamos pasear por sus soñolientas calles y disfrutar de los edificios del Siglo XVII y XVIII que abundan en la parte vieja de la ciudad, sin olvidarse de las espectaculares vistas. La oferta gastronómica no es muy amplia pero si entra el hambre no se puede dejar pasar lugares como Hotel Rural Victoria y Sabor Canario, sin olvidar Casa Egon para las tartas y Tasca Tapias para unas buenas tapas locales.

La Orotava, Tenerife

La Orotava, Tenerife

4.  Masca: Uno de esos pueblos localizados en un lugar inverosímil, como es un saliente de roca en el valle del mismo nombre. Es uno de los pueblos más bonitos de Tenerife y quizá de España, ya solo por sus asombrosas vistas. La primera carretera a Masca fue construida en 1970 y ha cambiado poco desde entonces (las vistas hacia el abismo son de aúpa).  El que conduzca hasta allí ha de tener el corazón a prueba de sustos y no tener miedo de las alturas. El aparcamiento en la población es muy limitado. Por esta razón recomendamos visitar Masca a primera hora del día o entrada la tarde (antes de las 11 o después de las 3).  Hay una ruta que se puede realizar a pie desde el mar, aunque exige una buena condición física para sus 3 horas de subida y otras tres de bajada con unos 600 metros de desnivel. Hay un buen número de restaurantes y también se alquilan habitaciones, ya que no hay ningún hotel.

Masca, Tenerife

5. San Cristobal de la Laguna: Es una de las ciudades más grandes de Tenerife y mucho más ajetreada que los pueblos de los que hemos hablado hasta ahora. La Laguna es sede de la universidad  del mismo nombre que acoge a unos 30.000 estudiantes, gracias a los cuales sobreviven muchos bares de tapas y librerías. La parte antigua es de gran valor arquitectónico y es considerado patrimonio UNESCO. Las razones para semejante distinción son sus elegantes edificios de estilo colonial e iglesias que recuerdan más a las de América Latina que a las de la Península. La Laguna fue fundada en 1496 y fue la primera población de la era moderna en contar con una planificación urbanística desde su creación. En ella tienen lugar los actoss más importantes de Canarias por la Semana Santa y también acoge un teatro y palacios como el de Lercaro o Nava, junto al  Museo de Historia de Tenerife

San Cristobal de la Laguna

San Cristóbal de la Laguna

Artículo relacionado: La fiesta del ganado de Tenerife

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *