Covarrubias, en la tierra del Cid

DSC00044

Una de las grandes riquezas culturales de España son sus pueblos. Abundan las localidades llenas de historia. Uno de estos pueblos con un glorioso pasado es Covarrubias, fundado por el rey visigodo Chindasvinto en el Siglo XVIII y situado en la provincia de Burgos a unos 40 kilómetros al sur de la capital. En un fin de semana se puede combinar la visita de este pueblo con las cercanas e igualmente encantadoras Lerma y Santo Domingo de Silos.

La historia dice que el mítico Cid Campeador andaba errante por estas tierras durante su destierro. En aquella época Covarrubias llegó a ser capital de lo que más tarde sería el poderoso Reino de Castilla. Hoy en día Covarrubias, como buena parte de Castilla, ha experimentado un importante descenso demográfico, ya que a finales del Siglo XIX llegó a tener 1.800 habitantes frente a los apenas 630 de 20111.

Entre los puntos a visitar, se encuentra el Torreón de Ferrán González, anterior al Siglo XI, único que queda de aquella época. También merece la pena visitar la colegiata de San Cosme y San Damián, del Siglo XV y que cuenta con tablas de los maestros Berruguete y Van Eyck.

Otro de los puntos fuertes de Covarrubias es apreciar la arquitectura de sus casas castellanas, cuyo mejor exponente es la casa de Doña Sancha, del Siglo XV. Antiguamente Covarrubias era una población totalmente amurallada pero hoy en día solo queda parte. El muro fue derribado porque según los expertos en la época de la peste era mejor que corriera el aire.

Y sí el aire corre por Covarrubias. Ya se sabe el frío que se encuentra el visitante de Burgos en los meses de invierno. La mejor manera de combatirlo es degustar una olla podrida, un cocido local a base de judías y carnes varias que seguro que hizo revivir al Cid después de muerto y ganarle la batalla, como cuenta la leyenda. Recomendamos acompañar la comida de una copa de los vinos de la zona, por ejemplo, de la bodega Valdable, que pertenece a la denominación de origen Arlanza.

Bonus: Calatañazor, donde Orson Welles perdió su tambor

Foto de portada: Flickr / Lorenzo Martín Iglesias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *