Qué visitar en un día en Florencia

08:00

Nos levantamos y abrimos las contraventanas. El apartamento en el centro de Florencia que hemos alquilado tiene techos altos y paredes llenas de papel pintado con motivos de arte que quedan bien. Nos tomamos un té para desayunar porque todavía nos estamos recuperando del tour gastronómico del día anterior, aunque es imposible no pensar en los deliciosos coccoli.

09:00

Entramos en el Palacio Pitti.  Extrañamente, está casi vacío y tenemos la Galería Palatina para nosotros antes de que los grupos organizados comiencen a llegar. La disposición de las obras es apabullante con una altísima cantidad de cuadros en cada pared, pero parece que este es el modo en el que a los Medici les gustaba tener sus obras de arte.

El Palacio Pitti es un sitio magnífico para disfrutar de las obras de Botticelly y Tiziano, aunque nos impresionó particularmente el cuadro de Cristofano Allori llamado Judith con la cabeza de Holofernes.

Una lección práctica que hemos aprendido en Florencia es que realmente merece la pena levantarse pronto para evitar las muchedumbres, especialmente porque en Gusto Guides nos gusta visitar con calma y disfrutar del arte.

11:30

Cuando hemos alcanzado el punto de saturación al ver tanto arte, bajamos a la cafetería para sentarnos un rato y disfrutar de un capuccino. La terraza exterior con vistas al patio del palacio es preciosa pero el frío de enero nos fuerza a quedarnos dentro.

12:30

Nos damos un paseo rápido por la galería de trajes, ya que nos intriga ver algunas ropas de la época. Durante nuestra estancia en Florencia nos obsesionamos con los Medici. Cualquier lugar que visitas está lleno de anécdotas de esta familia y cubierto con detalles de la saga que construyó mucha parte de Florencia. Y de paso exhiben los pantalones de Cosimo.

13:30

Boboli gardens

Salimos de los jardines de Boboli a través de la Via del Forte di San Giorgio. Caminamos por la inclinada Via de Belvedere, donde hay un pequeño huerto de olivos alrededor del muro viejo de la ciudad. El camino está desierto. Parece que hemos salido de la ciudad. Desde ahí hay una pequeña subida a través de Via del Monte alle Croci  y una bonita escalinata hasta Piazzale Michelangelo. La panorámica sobre la ciudad, con vistas impresionantes del Duomo, el río y Santa Croce.

Noes escapamos de la multitud camino a la impresionante basílica Abbazia di San Miniato al Monte antes de volver a la ciudad.

Florence view from piazzale Michelangelo

15:00

Comemos en  Il Pizzaiuolo, una pequeña pizzería en Santa Croce digna de cualquier recomendación. Después nos dirigimos a Nencioni, un pastelería local que habíamos descubierto en el tour del día anterior, donde pedimos pudding de chocolate y el extravagante postre ‘fedora’.

19:00

Después de la siesta, salimos a dar un paseo.  La Loggia dei Lanzi abre todas las tardes y se disfruta más cuando está vacía.

20:00

Después de toda la pizza y dulce decidimos que no necesitamos mucha cena y optamos por tomar algo en el bar cerca del apartamento. El aperitivo es irresistible y otra vez acabamos degustando sus deliciosos coccoli. Unos tragos después volvemos a casa para descansar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *