Pisa a Venecia en tren: sabor de Italia

¿Te apetece degustar la esencia de la cultura italiana -arquitectura, gastronomía, el arte de Miguel Angel y los canales de Venecia- en una semana? El viaje de Pisa a Venecia en tren es un trayecto que lo tiene todo.

Saliendo de Pisa, es un viaje fácil y cómodo en tren. La primera parada es Florencia, la metrópolis del Renacimiento. El viaje continua en el templo culinario que es Bolonia para acabar el trayecto en los inconmensurables canales de Venecia. Gusto Guides os explica el cómo y dónde de este recorrido exuberante por el corazón de Italia.

Día 1: Pisa

El pequeño aeropuerto de Pisa se encuentra muy cerca del centro de la ciudad, lo que ayuda al visitante a aprovechar al máximo el día de llegada.

Después de haber dejado el equipaje en el hotel, es el momento de darse un paseo por la Plaza de los Milagros (Piazza Dei Miracoli). El nombre engaña porque es más bien un boulevard de belleza inigualable con la famosa torre inclinada, la catedral, el baptisterio, el impactante Camposanto y el Campanile. Recomendamos evitar las tiendas de souvenirs baratos, pero merece la pena entrar en la encantadora papeleríaIl Papiro, un especialista con establecimientos en varias ciudades de Italia que ofrece detalles muy delicados.

Pisa Camposanto

Detalle de un fresco en el Camposanto de Pisa

Camposanto de Pisa

Camposanto de Pisa

Si necesitas salir a tomar un trago, no dudes en probar uno de los bares (más bien mini bares por su tamaño increíblemente reducido) junto al río en las cercanías del Puente del Medio (Ponte Di Mezzo).

Pernoctamos al lado del río en el antiguo y encantador  Royal Victoria Hotel.  Es considerado uno de los hoteles más antiguos de Italia; con sus suelos de mármol, frescos y muebles antiguos recuerda tiempos pasados.

Día 2: Pisa – Florencia

Pasamos la mañana en Pisa. Nos dirigimos al Museo di San Matteo, pero si no te queda a mano, puedes probar el Palazzo Blu o el Museo Botánico. Para un aperitivo al final de la mañana o para un buen almuerzo, prueba Salza en la calle Borgo Stretto, con un buen menu diario, además de varios dulces ricos.

Por la tarde, coge el tren a Florencia. La web de Trenitalia  nos resultó fácil y rápida de usar. Las opciones sobran al llegar a Florencia. Un paseo al atardecer por la Loggia dei Lanzi y el Puente Viejo (Ponte Vecchio) es un gran plan antes de cenar.

Loggia dei Lanzi Florence - The Rape of the Sabine Women

Días 3-4: Florencia

Muchísimo que ver en Florencia. Es doloroso pero hay que elegir porque no se puede llegar a todo. La mayoría de turistas se deciden por la Galería Uffizi  y la Accademia, casa del David de Miguel Angel, la monumental escultura siempre rodeada por turistas.

Florence David

El Duomo  es también es otro foco de atención, especialmente el paseo hasta el punto más elevado que ofrece espectaculares vistas de los frescos pintados en el techo de la cúpula de Brunelleschi. Se pueden comprar los billetes en varios sitios, siendo probablemente el más conveniente la taquilla del Museo dell’Opera del Duomo, que en sí mismo acoge algunas obras maestras.  La más destacada son las monumentales e impresionantes puertas originales de la catedral, con escenas de la Biblia forjadas en bronce . Otras cosas para ver son el Palazzo Vecchio, los jardines y el Palacio Pitti.

Florence view

Vista del río Arno a su paso por Florencia

No hay que irse de Florencia sin probar la especialidad local: el filete a la florentina, una gran pieza de solomillo de ternera o buey con hueso. Hay que disfrutarlo en una comida larga y tranquila. Para un clásico de la noche florentina, hemos de recomendar Gilli, con su insuperable mezcla de cocktails y dulces.

Caffee Gilli Florence

Si buscas un recuerdo florentino, el cuero ocupa muchos de los comercios en Florencia. Cuidado con las (muchas) tiendas que venden imitaciones baratas. Una alternativa más asequible son las muchas papelerías locales con un surtido único.  También merece la pena visitar Monastica  (Via Dante Alighieri 1/5),  que vende objetos elaborados por monjes y monjas locales.

Día 5: Florencia a Bolonia

El trayecto en tren a Bolonia apenas lleva 40 minutos.

Bolonia fue la gran sorpresa del viaje; una ciudad universitaria de actitud relajada que hierve con la cultura y la comida. Sus torres inclinadas son el punto central de un paseo por la parte vieja. El área se conoce como el Quadrilatero (a tiro de piedra de la Piazza Maggiore) y está llena de delicatessen y puestos de comida para llevarse un souvenir culinario.

Caffe Terzi Bologna sign shop

Terzi es el sitio para tomarse un café. Por la noche, Bolonia saca su carácter. Nuestra elección fue Le Stanze, una antigua capilla convertida en un bar, y Il Orso, una cantina en la que se come pasta fresquísima a precios muy baratos.

Bolognia le stanze

Le Stanze

Día 6: Bolonia  a Venecia

El tren a Venecia es un momento para disfrutar de la llegada a través de la laguna a la estación de Santa Lucia. Es la mejor manera de acabar un viaje en tren desde Pisa a Venecia. Desde la estación, hay buenas conexiones en barco (vaporetto) a la mayor parte de la ciudad y a otros puntos de la laguna, con vistas espectaculares.

El Palacio Ducal, la Catedral de San Marcos y la fundación Guggenheim son el principal menú cultural de Venecia, además de la Galería dell’Accademia.

Las especialidades culinarias venecianas incluyen el cicchetti (pequeños aperitivos, primo-hermanos de nuestras tapas) y los espaguetis negros. Hay que huir de los sitios más turísticos para encontrar algo de cocina auténtica veneciana.

Para una copa, Harry’s es el sitio más conocido pero está a rebosar incluso en temporada baja. Tampoco destaca por su comodidad. Prueba el bar del Gritti Palace Hotel para una alternativa de lujo.

Venice Canals

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *