Restaurante S’Ancora (Fornells), la guarida menorquina de la langosta

bogavante s ancoraEntrar en la trastienda del restaurante S’Ancora es como visitar el Nautilus. En vez del capitán Nemo y sus calamares gigantes tuvimos ocasión de conocer al encantador maître Fernando y su bogavante de 5 kilos (foto de la izquierda). Esta criatura abisal había sido pescada a unas 10 millas de la costa. El truco de Fernando, un gallego que parecía saberlo todo sobre el marisco, para calmar al animal cuando nos lo mostraba era simplemente soplarle en la tripa.

El cuidado y respeto a la tradición culinaria menorquina es la nota dominante del restaurante S’Ancora. Lleva más de 30 años sirviendo el mejor marisco que les traen dos pescadores locales. La temporada de marisco abarca desde principios de abril hasta finales de agosto, cuando se cierra hasta el año siguiente.  Hablamos de un restaurante de los de comer bien, sin pretensiones, de los que hará volver al cliente para tomarse un respiro del calor del verano.

La dueña del establecimiento, Caterina Riera, explica con orgullo que la caldereta menorquina tiene un sabor especial. Caterina también nos cuenta con una sonrisa que en Fornells es mejor todavía. Lo cierto es que el hecho de que la isla sea reserva de la biosfera hace que el marisco tenga una alimentación variada.

caldereta de langosta s ancora

El secreto para que este plato llegue tanto al paladar es prepararlo al menos 12 horas antes de su degustación y que el producto sea fresco. En su elaboración, que lleva unos 45 minutos, se separa la cabeza del cuerpo y se sofríe, desechando el estómago porque lo haría amargo. La carne se mezcla posteriormente con un sofrito de tomate, ajo y perejil. Conviene ser diestro en el manejo de los cubiertos, casi instrumentos de quirófano, para degustar la langosta en toda su extensión, aunque en S’Ancora han tomado la precaución de tener sus propias servilletas-babero que evitan manchas innecesarias.

 caldereta de s ancora langosta 2

De la calidad de S’Ancora habla el hecho de que su terraza estaba casi llena aunque nosotros lo visitáramos en septiembre. Por esta razón conviene reservar, especialmente en temporada alta. También podríamos hablar de la estupenda calidad de sus gambas y navajas, la ensalada casera con piña, aguacate, tomate y champiñones o del buen nivel de sus postres (tiramisú o leche frita).  Todo ello está incluido, así como una botella de vino blanco Vionta de Albariño Rias Baixas, en el menú por 50 euros por pesona, aunque en nuestro caso la comida fue cortesía de la casa.

gambas s ancora

navajas s ancora

tiramisu s ancora

Más información:

Restaurante S’Ancora

s ancora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *