Calatañazor, donde Orson Welles perdió su tambor

DSC00048

Entra el visitante a Calatañazor e imagina batallas pasadas.

Desde sus su posición privilegiada en la altura de la meseta castellana se lo imagina uno como el lugar perfecto para defender una posición. El castillo, del que apenas quedan unas ruinas, corona un barranco sobre el río Milanos que haría muy difícil al invasor el acceso a este punto estratégico. No en vano se cree que el nombre vendría de las palabras árabes castillo de las águilas.

Cuenta la leyenda que en este poblado soriano el apóstol Santiago arengó a las tropas contra las fuerzas moras del visir de Córdoba Almanzor en el año 1002. De allí arranca, el dicho Calatañazor, donde Almazor perdió su tambor. Este militar había saqueado antes enclaves tan importantes como Barcelona, León o Santiago de Compostela.

DSC00046

Una empinada calle es el eje centra de este poblado que permanece anclado en sus casas y escasas calles en la Edad Media. Dentro de los pueblos medievales de España Calatañazor se lleva la palma. Es esta la razón por la que Orson Welles decidió rodar aquí buena parte de su Campanadas a medianoche, película basada en la obra Falstaff de Shakespeare.

Las calles son empedradas con canto rodado, de tiempos anteriores a que el adoquín se hubiera convertido en el firme común en las ciudades y pueblos.  Chimeneas antiquísimas y postigos en mitad de la puerta son la norma en las puertas de Calatañazor.

Más información:

Cómo llegar:

Se  encuentra a 32 kilómetros de Soria capital

Hace falta coger la N122 y después del cruce de Abejar hay que tomar la SO-P.5026 camino Calatañazor.

Dónde dormir:

Casa del Cura

http://www.posadarealcasadelcura.com/

Entre 65 y 75 euros la noche, ofrece un menú de sidrería por 27 euros (chorizo a la sidra, chuletón, bacalao con pimientos,  tortilla y queso con membrillo).

Foto de portada: Flickr / José Javier Martín Espartosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *