5 bares de Madrid para comenzar la noche

Las cañas son otra especialidad de Casa Camacho

Cañas madrileñas

“Salí a tomar una cañas y me lié”. La frase es clásica en la vida madrileña y suele explicar ese fenómeno por el que en las noches de verano y calor agobiante (bueno, y también en las de invierno) uno se resiste a volver a casa y pone todo de su parte para liarse. Para que te líes en condiciones nosotros te hacemos unas recomendaciones de algunos de nuestros bares favoritos para comenzar la liada:

1. El Palentino – En tiempos recientes había pasado inadvertido pero el auge de este bar de viejos coincide con el revival de modernos que ha vivido Malasaña en los últimos 10 años.  Como dirían los propios modernos, El Palentino es un bar de culto. Ya lo era en los 80 y lo sigue siendo hoy. De hecho, cuenta con un libro dedicado a su vida y obras. Sus precios baratos (bocatas de jamó a 2 euros, Mahou a 1,20 euros…) , camareros sui generis y amplio horario (hasta las dos de la mañana) hacen el resto. Si no conoces bien la zona, pregunta ya que se encuentra en la calle Pez, la zona más laberíntica de Malasaña.  Si tienes tiempo pásate por el cercano Patio Maravillas, espacio okupa y con una programación interesante de eventos.

2. José Alfredo – Antes del pijerío de los Gin Tonics y los precios imposibles de las copas estaba José Alfredo con su barra de cuero en la que apoyarse es una delicia y donde se sirven bien las copas. Pasar por este bar te hace transportarte a la época en la que las estrellas de Hollywood se corrían juergas en el Chicote de Gran Vía. Además no hay tantos sitios de Madrid donde te puedas tomar una copa de mezcal. Ya no sorprende tanto como en sus inicios, 2001, y las copas no son baratas (a partir de 9 euros) pero ir de elegante por la vida tiene su precio.

3. Casa Camacho – Ya hemos hablado anteriormente en Gusto Guides de este bar. Se acerca al centenario de vida mientras sigue despachando unos 400 litros de vermouth por semana. El tiempo no ha pasado por Casa Camacho que cuenta con una clientela fiel a sus encurtidos y sus famosos yayos, una mezcla casera de ginebra, vermouth y gaseosa que te puede hacer volar por apenas dos euros. Quedas avisado de que Casa Camacho te atrapa y no te suelta.

DSC_0187

4. Lamiak – Mantenemos una relación de amor – odio con Malasaña y por tanto debíamos hacer una recomendación fuera del barrio. En este caso nos hemos ido a La Latina y hemos elegido a este bar por su papel en la renovación de las tapas de Madrid, panorama un tanto avejentado antes de que Lamiak abriera sus puertas en 2001. Con una carta inspirada en los pinchos vascos ocupa lo que antes fue La Mandrágora, un local en el que en los años ochenta se encontraban diferentes personajes de la movida madrileña. El negocio les ha ido tan bien a los dueños de Lamiak que han abierto un segundo bar del mismo nombre en Anton Martín. Te recomendemos que lo visites en cualquier momento de la semana menos el domingo después del Rastro.

5. La casa de Granada – Antes de las terrazas de lujo de hoteles de 5 estrellas y precios desorbitados en el país de los mileuristas estaba La Casa de Granada, estrecha como ninguna y con pocas mesas pero con vistas como pocas hacia el sur de Madrid desde su privilegiado lugar de la calle del Doctor Cortezo (número 17, 6º). La entrada es por un portal normal y corriente, así que si llegas hasta ahí no pienses que te has perdido. La comida es normal y corriente, pero los cielos de Madrid son inolvidables.

Bonus: Los mejores museos de Madrid (y cómo y cuándo entrar gratis)