Las tradiciones catalanas de Navidad

Barcelona in Christmas

La cultura catalana abarca ámbitos muy diversos, ya sea la gastronomía, lengua o arte. Y también tiene su propias tradiciones en lo referente a las Navidades.

¿Quién trae los regalos a los niños catalanes?

No es Papa Noel. En Cataluña haya una figura propia llamada el Tío de Nadal que se encarga de traer los preciados bienes a los niños.

El Tio como quizá hayais visto es en realidad un tronco con una sonrisa dibujada con dos pequeñas patas para apoyarse. Su llegada anual comienza el 8 de diciembre (Fiesta de la Inmaculada) cuando el tío es llevado a cada casa. Se le da un poco de ‘comer’ y se le abriga con una manta para evitarle el frío de diciembre.

La tradición continua hasta Nochebuena. Tradicionalmente en ese momento el Tío es puesto en la chimenea y se la manda hacer sus necesidades. Como ya muchas casas no tienen chimenea la tradición pasa por pegarle con un palo mientras se le canta para que haga sus necesidades (de ahí el nombre cagatío). 

Cuando los golpes ya han acabado, como si fuera magia, los niños levantan la manta del Tío para encontrar todos los regalos de Navidad, entre los que se incluyen los dulces, el turrón y nueces. Para decir que ya no tiene nada más que regalar el Tío supuestamente giña un ajo o una cebolla o simplemente orina en un recipiente que se ha dejado para ese fin

¿Qué es el caganer?

El caganer es una pequeña estatua que tradicionalmente muestra a una persona en traje catalán haciendo sus necesidades. Es un símbolo de buena suerte y su origen se remonta al siglo XVII y XVII, aunque las versiones más modernas pueden incluir famosos, deportistas y políticos. La figura se coloca en el belén junto a Jesús y María.

¿Dónde puedo aprovechar el espíritu de Navidad en Barcelona?

Los mercados de la Feria de Santa Lucía son una apuesta segura, al lado de la antigua catedral. Venden pequeños detalles y los antes mencionados Tío y Caganer. También hay un Tío gigante en la antigua plaza de la catedral; la respuesta catalana a Papa Noel. Suele esperarle un ejército de niños armado con palos, con muchas ganas de conseguir sus regalos.

Foto: K K Fung / Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *